Insensibilidad Humana


El sinónimo de pueblo pequeño es infierno grande; donde un determinado terreno alberga equis cantidad de habitantes, los cuales supuestamente dicen que la armonía es un valor fundamental, que se encuentra cimentado en la convivencia de entre nos, basta con decirlo para hacer creerle al visitante pero la realidad es otra; en donde los ataques no suelen ser frontales, sino ideales e indirectos o bien de otras formas directas y más agresivas, en donde las lágrimas y la sangre suele ser variantes de mayor alcance para ser derramadas.

Por eso desde hace muchos años han sucedido diferentes acontecimientos absurdos y estupidizados, como cuáles??? Por mencionar alguno, los asesinatos pasionales un punto del hazmerreir de la sociedad, ya que psicológicamente creen ser dueños-as- de un cuerpo, el cuál por concepto de capricho, sexo, dinero o competencia desleal son noticias sensacionalistas de varias periódicos amarillistas y semi populares, comprados por la gente fanática.

Ah!!! Pero no he culminado con un sinfín de problemas estrellados como lo son los asesinatos por un bollo de pan, diez colones, borracheras, hasta por drogas, que saldo de cuentas más infame, creen que la vida es un juego sangriento de luchas, donde el pulso y el palpitar del corazón debe ser un limitante arriesgado para pagar el silencio y el poder innecesario mmm no dejo de lado el maltrato animal, abandono de niños y adultos mayores.

Porque incurrir en un juego macabro con un animal inocente, porque enojarlo, porque entrenarlo a matar, porque no nos ponemos nosotros en el puesto de ellos y sentimos lo que nosotros estamos haciendo, para saber si nos gusta sentir esa poca piedad, esa calamidad injusta a las cuales se expone por ser seres vivos que sienten y no pueden ni hablar, ni acusar; solo expresar la ternura y compañía para cuando la soledad nos ataque de imprevisto. Pero los niños, hay que abandonarlos solo porque la irresponsabilidad nos permitirá aprovechar más la vida, pobres!

No han sabido que es vivir bajo el rostro del amor y la buena educación independientemente de los problemas a los cuales se exponen, de ellos aprenderán para tomar decisiones como lo perciben de sus padres; los adultos mayores, hay muchos que nos dejan sabiduría, conocimiento y aprendizaje con sus palabras, historias y realidades de un pasado que un futuro quién sabe si podrá aplicarse las sugerencias, pero mandarlos a un asilo para que no estorbe en casa y le quitamos los ahorros generados para nuestra diversión, que injusto! Merecen vivir los últimos años y días a nuestro lado, devolviendo el amor, dedicación que nos inculcaron cuando abrimos los ojos y permanecimos a su lado y nos aguantaron desde pequeños hasta la insoportable adolescencia, etapa crítica y masoquista del ser humano.

Por otro lado, retomando el tema de las indirectas, las redes sociales son un medio bastante común en donde la libertad de prensa e ideas publicadas no solo levantan el inconformismo, sino que la confrontación humana entra en una crisis del me cae mal, o me la enfrento con tal de darme la razón, o bien, un susurro de malas opiniones a través de los alrededores de quienes originan el conflicto, con tal de bajarle el autoestima o provocarle problemas de mayor grado, que pudiere perder muchas de las cosas que han logrado ganar a la fecha y así acarrear una inestabilidad emocional, del cual buscare apartar a ese ser del pequeño grupo social en el cuál se encontraba envuelto y perder rango de popularidad o se encuentre en temas de conversación grotesca y menospreciada por los demás.

Pero eso no es del todo infundado en una insensibilidad humana, es también la inmadurez y la idiotez neuronal, del cual incurren los seres humanos que creen demasiado a algo, como si fuera una identificación propiamente real e irreparable como lo es el nacionalismo, el ser religioso y el pastor que cree que a su pensar posterior del leído de una sagrada escritura, su interpretación suele ser única y exclusivamente indiscutible, donde la razón ha sido perdida por la ceguedad de la realidad actual, en donde lamentan que los valores han sido perdidos, por ende el ser humano se refugia en otras aberraciones o particularidades que destruyen la sociedad familiar y social, según sus concepciones sabias, ideas geniales que no pueden ser ni rotas ni entendidas por el resto.

Puedo mencionar un ejemplo de un diputado, el cual hace un llamado por Facebook, desconozco si hizo uso de otras redes, o bien de los medios radiofónicos y de prensa escrita, incitando a la población a una marcha pacífica, para que el plenario vote en contra de las sociedades de convivencia, ya que según sus ideales morales no le permite a tal posición sea concretada porque según él, destruye el conjunto familiar y la escritura, que indica que según él, Dios no está de acuerdo con la unión gay y lésbica, porque hay que seguir procreando para el bienestar de la sociedad. Pero se ha olvidado, que a la actualidad no todo ser humano tiene la dicha de seguir ese mito, sino que mediante la decisión y el sentimiento inclinado, ha procurado romper ese esquema, por el cual han sido y son y serán felices.

Me quito el sombrero por las personas que realmente han procurado mantener una relación larga y sólida a estas alturas, estoy plenamente seguro que los hay, aunque me aborrece las prácticas de cambio con diferentes personas, en donde la inestabilidad emocional no ha logrado ser concretada ni asumida con los pantalones puestos, pero igual no puedo ser crítico de ese punto que apuesto todos-as- han y hemos pasado para lograr alcanzar un autoestima estable y fácil para iniciar un camino con una persona, del cual orgullosamente pueda ser su pareja con el cual intentare cumplir ese objetivo, independientemente que sea homosexual, heterosexual u otro gusto o inclinación.

Pero se ha olvidado también, que la población gay y lésbica son seres humanos que han aportado su grano de arena al desarrollo de la nación, sea entes privados o públicos; yo al menos pienso que hay quienes que son valientes y luchadores por el cual se subieron al barco para emprender una batalla, una pelea por la vida, una decisión de levantar el estandarte con orgullo y seguir viviendo con una paz interna y autoestima envidiable, aunque caigan, me confirman que se levantan nuevamente y con fuerza para no interrumpir el paso firme y con honestidad, sudando hasta conseguir lo deseado, o bien abandonando el terreno por la derrota y buscar un nuevo amanecer.

Sin embargo, muchas personas no han reconocido que los valores se han perdido por el simple uso del ego, carácter voluntario e involuntario que nos hace creer superiores a la clase minoritaria y así como la voluntad de conllevar una iniciativa y fomentarlos decididamente y con el corazón en la mano, no hipócritamente convencible como muchas personas lo hacen con el uso de la palabra, que lleva fuerza y levanta masas.

Por ende, ni los pastores, ni los religiosos, ni los nacionalistas, ni los políticos, ni los estrellas, ni los ciudadanos que hablan por escupir, ganar fans, lograran sensibilizar al ser humano hasta que, decidan trabajar en conjunto independientemente de la clase social, color, raza, género e inclinaciones sexuales podrán estabilizar la llamada armonía del cual al principio mencioné, para poder equiparar los valores y rescatarlos a tiempo, mmm dudo de ello pero intentarlo no cuesta nada…

Autor: Mauricio Blanco