Miseria, realidad inaceptable


La pobreza golpea fuerte… la miseria lastima la vida de millones de seres humanos en todo el mundo, eso no lo puedo soportar: es una realidad universal inaceptable, las plataformas políticas existentes no sirven de nada, cada vez más hay personas en el olvido y ahogadas en la miseria; escritos en estadísticas y cálculos matemáticos guardados en archivos.

En estos momentos nuestro país está invadido de campañas políticas, como de costumbre cada cuatro años se acuerdan de los pobres, en la televisión aparecen abrazando ancianos, niños y jóvenes, prometiendo lo que nunca podrán cumplir, casa, regalos, comida y dinero…

Se aprovechan y usan a los más pobres como anzuelo para llegar al poder y después se olvidan de ellos esto es algo que me molesta, es violencia. No es que esté en contra de la política sino de quienes usan la política para su propio beneficio sin tener verdaderamente presente a los más excluidos, eso es inaceptable. Los más pobres son nuestros maestros de lucha, nadie sabe más de miseria que ellos mismos pues la miseria ha sido su acompañante siempre.

Los más pobres necesitan algo más… necesitan oportunidades y el reconocimiento a su coraje y sus luchas. En otras palabras, el acceso al saber y la cultura; así como la apertura de nuestras sociedades hacia los excluidos por la miseria. Por ende debemos escuchar su voz ya que ellos realmente aprecian el valor de sus manos, tienen un corazón lleno de fuerza y esperanza.

Sin duda alguna los más pobres son portadores de paz, alegría y solidaridad… aunque no se puede obviar que la miseria también destruye la vida de las familias a cada momento. La miseria no tiene piedad, ni sentimientos… hace olvidar los sueños y esperanzas de aquellos corazones que luchan cada día.

La miseria está en el rechazo y la soledad, en cada despertar lleno de indiferencia, en olvidar que este mundo es para todos; la miseria puede ser una bomba atómica que mata, es violencia a cada momento… la miseria es desigualdad, marginación, es abandono… Es la violación de los derechos humanos en su totalidad.

Esto tiene que cambiar, el mundo no será mundo si no hay paz y esperanza para todos y todas: por eso estamos llamados a unir nuestras manos hoy para luchar contra cualquier clase de exclusión hacia el ser humano.

Pero como escribía Calderón de la Barca en “La Vida es Sueño”, siempre se puede estar más abajo, siempre hay alguien más pobre y desgraciado que tú, siempre hay un grado más de pobreza.

 

“Donde hay justicia no hay pobreza”

Confucio

 

Autor: Alex Quiroz