Proyecto: Inocencia

Estos estudiantes de derecho, apoyados por el Laboratorio de Investigaciones Biológicas de la Universidad Manuela Beltrán, pasan casi siete horas semanales en las cárceles La Picota y el Buen Pastor tratando de encontrar inocentes o personas que hayan sido condenadas por error.

PROYECTO: INOCENCIA

Programa de la Universidad Manuela Beltrán busca inocentes en las cárceles.

Historia del Proyescto InocenciaEstos estudiantes de derecho, apoyados por el Laboratorio de Investigaciones Biológicas de la Universidad Manuela Beltrán, pasan casi siete horas semanales en las cárceles La Picota y el Buen Pastor tratando de encontrar inocentes o personas que hayan sido condenadas por error.

Miran sus expedientes y los escuchan. Quieren demostrar que fueron condenados por error.

En el patio 2 de la cárcel La Picota, en Bogotá, Germán Guerrero dice que siempre soñó con tener una hija y por eso aceptó vivir con una mujer que le juró amor eterno.

Un dí­a pelearon y ella viajó a Girardot (Cundinamarca). Al buen tiempo, ya reconciliados, la mujer regresó a casa de Guerrero con una niña diciendo que era suya. Sin hacer preguntas y confiando en su palabra, él la adoptó y le dio su apellido. Se esforzó por educarla, se le volvió un motivo más para trabajar, pero un dí­a la alegrí­a terminó. Al intentar sacar su pasado judicial fue detenido por el delito de secuestro, porque según el DAS, esa niña que amaba habí­a sido plagiada y escondida en su casa.

Al otro lado del penal, en el patio 6, Juvenal Ramí­rez, oriundo de Puente Nacional, cuenta que tuvo relaciones sexuales con una mujer, quien después de unos dí­as lo acusó de acceso carnal violento. El delito fue catalogado como 'agravado', porque además ella quedó embarazada.

Ambos están condenados a penas superiores a seis años de prisión. Familiares y amigos ya se resignaron a verlos culpables. Incluso, ellos se convencieron de esto para no hacer más duro el encierro.

Pero hay un grupo académico de la Universidad Manuela Beltrán (UMB) que piensa lo contrario. Después de mirar sus expedientes y escucharlos en entrevistas privadas, sus integrantes creen que pueden demostrar que Guerrero y Ramí­rez, al igual que otros reclusos del penal, son inocentes y fueron condenados por error.

Este esfuerzo se llama Proyecto Inocencia y está inspirado en una iniciativa creada en Estados Unidos hace 16 años. Allá, uno de los casos más sonados fue el de Dennis Fritz, que fue sentenciado a muerte por asesinar a una joven en Oklahoma. Pero a través de pruebas de laboratorio se comprobó que no era responsable. Ese dictamen se conoció faltando cinco dí­as para su ejecución y cuando ya le habí­an tomado las medidas para su ataúd.

Es la primera vez que una iniciativa así­ funciona en Colombia, donde el sistema judicial está lleno de imprecisiones.

El Proyecto Inocencia de la UMB es impulsado por alumnos de la facultad de derecho, que decidieron reemplazar el tradicional consultorio jurí­dico que generalmente atiende delitos menores como hurtos, lesiones personales o inasistencias, por el análisis de secuestros, asesinatos, abusos sexuales, entre otros, un hecho inédito para cualquier universidad nacional.

Ellos están apoyados por el Laboratorio de Investigaciones Biológicas de la institución, por dos estudiantes de psicologí­a y por el penalista Luis Fernando Castellanos.

Los universitarios no solo se enfrentan a casos que ellos denominan 'gruesos'. También revisan expedientes, algo que está reservado para los abogados titulados. "Sin graduarnos ya estamos en las grandes ligas", dice Francisco León, estudiante de Derecho.

Él y 7 compañeros han entrevistado a cerca de 125 internos de La Picota y el Buen Pastor, para tratar de identificar casos que puedan reabrirse.

Ellos no actúan como los abogados tradicionales que atienden a sus defendidos a través de una ventanilla. Tienen la oportunidad de entrar a los patios y conversar con los acusados. Por eso, cada reunión se vuelve como una especie de procesión en la que los internos los persiguen para contarles sus historias.

"Hay personas que se nos acercan llorando, condenados a 10 ó 20 años, y con historias que de paso nos hacen llorar a nosotros porque tienen vací­os y hechos que no encajan. Pero muchas veces les tenemos que decir que no los podemos ayudar porque no hay evidencias nuevas (llamadas sobrevinientes) o testigos nuevos que podamos utilizar para salvarlos", dice León.

Él reconoce que el Proyecto Inocencia en el que participa no ha sacado a nadie de la cárcel, pero ya han identificado seis casos que merecerí­an acción de revisión, las cuales darí­an lugar a la revocatoria de las sentencias condenatorias.

Por ejemplo, pudieron comprobar que la compañera de Guerrero, acusado por secuestro y quien nunca pudo defenderse, reconoció en varias audiencias que él no tuvo nada que ver en el plagio de la niña y que todo fue el resultado de un engaño. Sin embargo, la jueza ha dicho que por haber tenido un ví­nculo amoroso con la secuestradora, Guerrero fue su cómplice.

"Ya conseguimos nueve testigos nuevos que declararán que Germán fue engañado y hasta el último momento estuvo convencido de que él era el padre de la pequeña, una versión que la juez no tuvo en cuenta en su momento."

Por su parte, los jóvenes del Proyecto Inocencia han demostrado que Juvenal Ramí­rez, acusado de violación, es estéril y que no era posible que embarazara a la mujer que lo acusa de haberla violado. Por eso, la idea es comparar las muestras de ADN de la niña y de él para demostrar que no es su hija.

"En este caso no podremos desbaratar el proceso que le siguieron por acceso carnal violento (que también tiene inconsistencias). Pero si logramos demostrar que él no embarazó a su supuesta victima, su pena pierde ese agravante y se reducirí­a", agregó León.

Los estudiantes pasan casi siete horas semanales en La Picota y el Buen Pastor. En ese tiempo, además de conocer casos increí­bles y a delincuentes descarnados, como el hombre que les confesó que habí­a matado a una mujer solo por probar un arma que acababa de comprar, han notado que muchos de los internos han sido condenados sin que se les respetaran sus derechos básicos.

"Son juzgados como reos ausentes y otros no lograron defenderse porque no fueron notificados correctamente. A veces sus defensores de oficio no conocen los detalles del caso. Muchos no saben qué delito cometieron. O cuando se enteran de que han sido condenados, las instancias para tramitar una apelación se han agotado", dijo la estudiante Omaira Monroy.

Ellos han podido calcular que al menos el 60 por ciento de los detenidos con los que han hablado tienen condenas incorrectas. "No podemos decir que no han cometido delitos, pero son muchos los que tienen penas equivocadas", explicó el abogado Luis Fernando Castellanos, director del proyecto y quien tiene como misión evaluar el desempeño de sus estudiantes.

Existe un agravante para los detenidos y es la salud mental de algunos, un tema que nunca es tenido en cuenta a la hora de dictar sentencia. Y a pesar de que muchos sufren trastornos, son tratados como si estuvieran sanos. De eso da testimonio Steven Bolí­var, estudiante de psicologí­a y quien asesora el desarrollo de los casos.

Pero no falta el que se hace literalmente 'el loco' para buscar un cambio de patio o algún beneficio.

38 campus de E.U. y Canadá trabajan por libertad de presos

En Estados Unidos, el Proyecto Inocencia es una organización sin fines de lucro que trabaja desde la Facultad de Derecho Benjamí­n Cardozo, de la Universidad Yeshiva, de Nueva York, buscando la libertad de inocentes. También, han tratado de reformar el sistema judicial para evitar nuevas injusticias.

Se desarrolla en 38 universidades, algunas de ellas de Canadá. Desde su creación, en 1992, ha logrado la exoneración de 220 personas en 32 de los 50 estados estadounidenses. De ellos, el 70 por ciento pertenecí­an a grupos minoritarios. Y en casi la mitad de los casos, las pruebas de ADN fueron clave para encontrar a los verdaderos culpables.

Cientos de presos o familiares llaman cada año a la sede del proyecto para pedir su ayuda en la revisión de procesos ya juzgados. Entonces abren una investigación que dura unos cuatro años. En el 40 por ciento de los casos, los condenados eran inocentes, y en la mitad encontraron a los culpables gracias al ADN hallado en las escenas de los crí­menes.

Estas cinco personas son inocentes, pero la cárcel ha roto sus vidas:

RON WILLIAMSON | 11 AÑOS EN PRISIÓN, VARIOS EN EL CORREDOR DE LA MUERTE | ACUSADO DE VIOLACIÓN Y ASESINATO. Habí­a sido fichado por los Oklahoma Athletics antes de ser detenido. En 1982, una camarera del club Coach light, de Ada, en Oklahoma, fue hallada muerta tras ser violada y estrangulada. Seis años después, Ron Williamson y su amigo Dennis Fritz fueron acusados del crimen. En el juicio le representó un abogado ciego que careció de la ayuda adecuada.Williamson, que sufrí­a una enfermedad mental, fue declarado culpable por el testimonio de un preso y el análisis microscópico de 17 cabellos y vello púbico hallados en el cuerpo de la ví­ctima. Pasó la mayor parte de la condena en el corredor de la muerte sin recibir su medicación. En 1999, un tribunal federal anuló la sentencia al determinar que su abogado habí­a actuado de forma incompetente. Se realizaron análisis de ADN y los resultados demostraron que ni Fritz ni Williamson tení­an relación con el crimen. Fue puesto en libertad, por el mismo tribunal que le condenó, el 22 de abril de 1999. Se libró de la muerte cinco dí­as antes de su ejecución.

LARRY MAYES | 18 AÑOS EN PRISIÓN|ACUSADO DE VIOLACIÓN, ROBO Y ATENTADO AL PUDOR. En octubre del año 1980, dos asaltantes entraron en una gasolinera de Hammond, Indiana, y amenazaron a la dependienta con un arma de fuego, le exigieron que les diera dinero y la obligaron a marcharse con ellos. La mujer fue golpeada con un arma y violada por ambos atracadores. Después, la dejaron en libertad.

La descripción que hizo la mujer de sus asaltantes y su posterior identificación fueron utilizadas para condenar a Larry Mayes, en 1982, a 80 años de cárcel por los cargos de violación, robo y atentado al pudor. Según la descripción de la ví­ctima, uno de los asaltantes era mucho más alto y corpulento que el otro. La ví­ctima examinó una serie de fotografí­as e identificó a Mayes como el asaltante de menor tamaño, aunque previamente no habí­a podido reconocerlo en dos ruedas de sospechosos a las que asistió. Ninguna de las huellas dactilares que se encontraron en la escena del crimen pertenecí­a a Larry. Se realizaron pruebas serológicas con muestras de semen obtenidas de la vagina de la ví­ctima –aunque los dos la habí­an violado, sólo el asaltante más bajo eyaculó– pero los resultados no permití­an la identificación del agresor. En algún momento del proceso judicial, y sin el conocimiento de los fiscales ni de los abogados de la defensa, la mujer fue sometida a un tratamiento de hipnosis.

Después de que el jurado dictase la condena, Mayes exigió el acceso a las muestras biológicas para someterlas a pruebas de ADN. Durante años le dijeron que esas muestras se habí­an extraviado. Sin embargo, en agosto de 2000, un oficial del juzgado confirmó que las pruebas de la violación aún existí­an y que estaban en posesión del tribunal. Finalmente, los análisis genéticos que se realizaron en 2001 establecieron de manera concluyente que Larry Mayes, tal como habí­a sostenido desde su detención, era inocente. La pesadilla de este hombre terminó en diciembre de 2001, cuando fue exonerado y puesto en libertad tras haber pasado 18 años y medio en prisión por un crimen que no habí­a cometido.

LARRY YOUNGBLOOD | OCHO AÑOS EN PRISIÓN | ACUSADO DE ABUSO SEXUAL DE MENORES, ATAQUE SEXUAL Y SECUESTRO. En 1983 fue acusado de secuestrar y sodomizar a un niño blanco después de que éste le identificara como el agresor. En el juicio, su defensa solicitó una prueba serológica de las manchas de semen que se encontraron en la ropa de la ví­ctima, pero no fue posible realizar estos análisis convencionales porque la policí­a no habí­a conservado correctamente las muestras. Youngblood fue condenado a 10 años. El Tribunal Supremo de Arizona revocó la sentencia al considerar que, al no haber conservado pruebas posiblemente exculpatorias, se habí­a violado el derecho al debido proceso. En 1988, el Tribunal Supremo de Estados Unidos revocó el fallo al no existir mala intención por parte de la policí­a. Youngblood esperaba que esas muestras degradadas sí­ sirvieran para una prueba de ADN que, finalmente, se realizó en 2000, exculpándole.

WILLIAM GREGORY | SIETE AÑOS EN PRISIÓN | ACUSADO DE VIOLACIÓN Y ROBO. En 1992, dos mujeres fueron atacadas en su casa de Kentucky. La primera fue despertada por un hombre negro desnudo que se cubrí­a la cara con sus medias. Consiguió descubrirle la cara y el atacante huyó. Le describió como un hombre 10 años más joven que Gregory, más corpulento y sin barba. Sin embargo, al verle más tarde en su complejo de apartamentos lo identificó como su agresor. La policí­a examinó el cuerpo de Gregory y registró su apartamento, pero no encontró ninguna prueba. La segunda ví­ctima fue atacada cuando Gregory estaba en libertad bajo fianza. Aunque no lo identificó en una serie de fotografí­as, sí­ lo hizo semanas después. Gregory fue condenado a 70 años de prisión. Más tarde, solicitó que se realizaran pruebas de ADN con el vello que quedó en las medias y éstas demostraron su inocencia.

RICHARD DANZIGER | 10 AÑOS EN PRISIÓN | ACUSADO DE VIOLACIÓN Y ASESINATO. En 1988, una mujer fue violada y asesinada en Austin, Texas. Richard Danziger y Chris Ochoa se convirtieron en sospechosos. Tras tres dí­as de interrogatorios, Ochoa confesó, coaccionado y mintiendo, que habí­an cometido el crimen y, en 1990, testificó contra Danziger en un juicio. í‰ste declaró que era inocente y que estaba con su novia en el momento del asesinato, pero la fiscalí­a sostuvo que habí­an encontrado vello púbico suyo en la escena del crimen. Le condenaron a cadena perpetua. Ocho años después, Achim Marino, que cumplí­a tres condenas a cadena perpetua en Texas, se confesó autor del asesinato. Envió cartas al entonces gobernador de Texas, George Bush, a la policí­a y la prensa. No obtuvo respuesta en dos años. Tras hacerse pública una de las cartas, Ochoa y Danziger pudieron someterse a pruebas de ADN que les exculparon.

RONALD JONES | OCHO AÑOS EN EL CORREDOR DE LA MUERTE | ACUSADO DE VIOLACIÓN Y ASESINATO. El 10 de marzo de 1985, una mujer fue violada y apuñalada en un edificio abandonado de Chicago. Meses más tarde, la policí­a presentó una confesión firmada de Ronald Jones, que era alcohólico y viví­a en edificios abandonados, en la que admití­a haber tenido relaciones sexuales con la ví­ctima y haberla sometido cuando ésta le atacó. Jones alegó haber confesado bajo coacción policial y que, incluso, le habí­an agredido, pero el tribunal le declaró culpable y lo envió al corredor de la muerte. Las pruebas de ADN realizadas con muestras de semen tomadas de la ví­ctima fueron declaradas no concluyentes. En 1997, se realizaron otras pruebas de ADN por orden del Tribunal Supremo de Illinois, y los resultados le exculparon. Su condena fue anulada y le concedieron un nuevo juicio. Los cargos no fueron retirados hasta 1999. Posteriormente, Jones fue indultado.

 

FUNDACION POR LA DEFENSA Y PROMOCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

PROYECTO: INOCENCIA 

MISIÓN Y VALORES

Creada en el 2006, la Fundación Defensora Derechos Humanos Costa Rica es una organización de interés social, no gubernamental, sin fines de lucro, cuyo objetivo es divulgar, facilitar la participación e interacción de los diferentes agentes sociales, en las actividades de las Red de Activistas Defensores de Los Derechos Humanos y Fundamentales ONG's, particulares, empresas e instituciones públicas en proyectos de divulgación, desarrollo y acción social en defensa del bien mas preciado por los seres humanos, sus derechos fundamentales y Humanos. Utilizando como medio las Tecnologí­as de la Información y la Comunicación, Radio, Televisión y Prensa Escrita.

¿CUAL ES NUESTRA VISIÓN?

Lograr una sociedad más comprometida y participativa desde la comunidad, en la que cada persona sea protagonista de un mundo más justo de Derechos Humanos, Fundamentales y Justicia Social.

Respecto a nuestra visión social, en la Fundación Defensora Derechos Humanos Costa Rica, se cree que la participación de las personas en iniciativas sociales y populares facilita el cambio hacia una sociedad más incluyente, influyente y justa en el desarrollo participativo, con la participación de todas las personas sin exclusión, por razones, polí­ticas, religiosa, de clases sociales, preferencias, o condición. La utilización de las nuevas tecnologí­as en la acción social permite la creación de formas innovadoras de acercamiento de un mundo globalizado socialmente; con la participación de los distintos sectores sociales para avanzar en ese proceso de transformación social, de confecciones de modelos de desarrollo, sin olvidar nuestra condición de seres humanos. Nuestros proyectos son el mejoramiento ejemplo de ello

VALORES CON LOS QUE NOS SENTIMOS IDENTIFICADOS

Compromiso con la Justicia Social.

Innovación constante, en el desarrollo social, la atención a la familia que es la base de una sociedad justa, sana con valores éticos y morales de la unidad monolí­tica de la familia en la sociedad.

Trabajamos con Calidad y eficiencia en la Defensa y divulgación de los Derechos Humanos, Nacional e Internacional.

Cultura de Alianzas estratégica con ONGs nacionales e internacionales para cumplir los fines de la Defensa del bien mas preciado por la raza humana, sus derechos a vivir en paz, justicia y libertad de ahí­ nuestro lema: LOS DERECHOS HUMANOS NO TIENEN FRONTERAS.

Pluralidad de pensamiento polí­tico, religioso y cultural.

Según criterios de Transparencia, Coherencia, Derechos, Justicia y Paz.

OBJETIVOS DEL PROYECTO

Tiene como objetivo desarrollar el PROYECTO INOCENCIA,

Contratando Servicios de profesionales con sensibilidad solidaria y humana, para acometer estudios, análisis y revisiones de sentencias judiciales firmes; de personas que se encuentran en las cárceles de nuestro paí­s, cumpliendo sentencias desproporcionadas. 

Otros encontrándose cumpliendo penas de cárcel por delitos que aducen no cometieron o mal calificados por los tribunales.

(Adjuntamos una revisión efectuada por abogados que han apoyado a honoren a la fundación por lo evidente de la violación, como son allanamiento ilegal, caso Alequin Solí­s).

En nuestros estudios y apreciaciones la realidad que puede haber un 3.5 a 5 % en estas situaciones irregulares.

Por circunstancias muy variadas, y en su mayorí­a procedentes de las regiones y clases sociales media, pobre, y situaciones de extrema pobreza, así­ como indí­genas.

¿CÓMO SE EJECUTA EL PROYECTO?

Se contratara servicios profesionales para supervisar el desarrollo del trabajo y logí­stica, facultad de Derechos de la UCR y la UNA.

Y estudiantes de último años de la Carrera de Derecho, así­ como posgrados de derechos humanos participen en su ejecución, y de esta forma colaborar con el TCU para los mencionados futuros profesionales que finalizarí­an sus carreras con esta experiencia invaluable.

Además los futuros profesionales del Derechos y la Justicia estén más identificados y sensibilizados con los temas DERECHOS HUMANOS Y JUSTICIA SOCIAL.

Además los que en verdad debe ser la justicia y sus dimisiones, para la capaz sociales mas vulnerables de la sociedad.

ACTIVIDADES PROPIAS DEL PROYECTO

Visita a los diferentes Centros de Adaptación Social, con el fin de dar a conocer el proyecto por medio de los volantes y folletos. Además de la divulgación por la prensa nacional los alcance profilácticos del proyecto y sus efectos en la sociedad.

Divulgación Educativa de Derechos Humanos y la Ley en su función de una sociedad justa y equilibrada, contribuyendo y educando, principios básicos partiendo en una labor de juventud. De esta manera estarí­amos contribuyendo a una futura sociedad sin tanta incidencia delictiva y criminal.

Dar charlas en las Aulas de los Centros Penales con los internos, llegando a una familiarización con los privados de libertad.

NECESIDADES PARA LA EJECUTACION DEL PROYECTO DE JUNIO 2010 A JUNIO DEL 2011.

  1. COMPRA DE DOS VEHICULOS DE 2DA MANO, EN EXCELENTE CONDICIONES, PARA LA EJECUCIÓN DEL PROYECTO CON VISITAS A CÁRCELES Y GESTIONES.
  2. APROXIMADAMENTE 90.000.000 (NOVENTA MILLONES DE COLONES) PARA LOGÍSTICA GASTOS PROFESIONALES Y ADMINISTRATIVOS DEL PROYECTO Y ESTABILIZACION DE LA FUNDACIÓN PARA LA DEFENSA Y PROMOCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS. 

 

ELABORADO POR LA JUNTA DIRECTIVA

 

Hermes González Álvarez

Presidente

Fundación Defensora DDHH