“La paz no perdura si las mujeres no participan”


Michelle Bachelet en Mali. La directora ejecutiva de ONU Mujeres, de gira por África, departió con la ministra de la Familia, Promoción de la Mujer y del Niño, Alwata Ichata Sahi, y con diplomáticos extranjeros, pero no pudo reunirse con el Presidente interino Dioncounda Traoré.

La secretaria general adjunta de la ONU y directora ejecutiva de ONU Mujeres, la ex Presidenta Michelle Bachelet, defendió en Bamako la implicación de las mujeres en la búsqueda de la paz en Mali, donde el norte lleva 9 meses ocupado por grupos armados.

"Mi mensaje clave aquí es decir que la paz, la democracia, el desarrollo sostenible, no pueden perdurar en Mali si las mujeres no forman parte de ello", declaró Bachelet, que visitó unas horas el país africano.

"Las mujeres deben formar parte de todos estos procesos si queremos" que tengan éxito, añadió al término de un encuentro con el primer ministro maliense, Diango Cissoko.

No pudo reunirse con el presidente de Mali

La entrevista programada con el presidente interino Dioncounda Traoré no pudo celebrarse, según una fuente de la presidencia, debido a la cargada agenda de Traoré.

Según Moussa Traoré, un responsable del Ministerio de la Promoción de la Mujer, Bachelet debía informarse sobre todo acerca de "la situación de las mujeres en el norte de Mali", reunirse con mujeres desplazadas por el conflicto y participar en una sesión de formación de mujeres en mediación y gestión de conflictos.

El conflicto en Mali

El norte de Mali lleva más de 9 meses ocupado por Ansar Dine, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y el Movimiento para la Unidad y la Jihad en África Occidental (Mujao). Estos grupos armados preconizan la charia (ley islámica) que interpretan con gran rigor y pretenden aplicar cometiendo en su nombre lapidaciones y amputaciones, entre otras acciones, e imponiendo que la mujer se cubra de los pies a la cabeza. Varias mujeres han sido detenidas estos últimos meses por no llevar velo.

Varias organizaciones de derechos humanos han señalado casos de violaciones, intentos de violación, violaciones colectivas de mujeres y muchachas menores de edad, en particular las semanas que siguieron a la caída del norte en manos de los grupos armados, que al principio incluían también rebeldes tuaregs.