Asesinan a abogado hondureño de DDHH


Tegucigalpa. (AP). Antonio Trejo Cabrera, un conocido abogado hondureño de derechos humanos, murió hoy en Tegucigalpa tras recibir seis disparos, informó el Movimiento Campesino del valle del Bajo Aguán, al norte del país, organización de la que era apoderado legal.

Trejo Cabrera, de 41 años, “fue tiroteado cerca del Aeropuerto Nacional de Toncontin” dijo el movimiento en un comunicado, y añadió que el abogado “se encontraba en las afueras de una iglesia celebrando una boda, cuando fue atacado por hombres que le infirieron cinco impactos de bala en diferentes partes del cuerpo, provocándole la muerte”.

El abogado era responsable de los asuntos jurídicos de tres cooperativas campesinas del Valle de Bajo Aguán, San Isidro, La Trinidad, y El Despertar, centro de un conflicto por la tierra entre organizaciones agrarias y terratenientes locales por el que han muerto más de 60 personas en los últimos dos años y medio entre campesinos, guardias de seguridad de las empresas de palma Africana, policías y periodistas.

Trejo, un conocido opositor al gobierno de Porfirio Lobo, también había presentado con otros abogados recursos de inconstitucionalidad contra el proyecto de las Regiones Espaciales de Desarrollo, más conocidas como “ciudades modelo” y una acusación por “traición a la patria” contra los diputados que habían aprobado una reforma legal que permite su desarrollo.

Trejo era también un participante habitual de tertulias políticas en los medios de comunicación locales. 

Apenas 24 horas antes de ser asesinado, Antonio Trejo había participado en un debate en el canal 12 de televisión hondureña en el que acusó a líderes del Congreso Nacional de utilizar el proyecto de las ciudades modelo “para agenciarse fondos para sus campañas políticas” porque “gastan cantidades millonarias en publicidad y a través de este tipo de proyectos quieren acaparar dinero de esas supuestas inversiones para quedarse con él” y decía que “estaba dispuesto a llegar a las últimas consecuencias para que Alí Babá y los 40 ladrones del gobierno de Honduras acabaran en una prisión”.