Panamá dice que avanza para garantizar DDHH


Panamá, 9 abr (EFE). El Gobierno de Panamá dijo hoy que el país cuenta con una democracia joven y que pese a las dificultades que enfrenta avanza hacia su consolidación con el compromiso del Estado de garantizar el goce, promoción y protección de los derechos humanos.

La Cancillería panameña salió así al paso al informe del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre derechos humanos de 2010 en el que señala que en el país se destacan las pésimas condiciones penitenciarias, la corrupción y las interferencias políticas en el sistema judicial.

Además, presiones políticas sobre la prensa, la violencia contra mujeres y niños y la discriminación contra las personas con discapacidades.

El ministerio de Relaciones Exteriores indica hoy en un comunicado que el Estado adelanta políticas públicas, programas e iniciativas que representan avances significativos en la agenda humanitaria del Gobierno panameño, que preside Ricardo Martinelli, quien tomó posesión del cargo el 1 de julio de 2009.

Entre esos avances destaca la ratificación de cuatro instrumentos en materia de derechos humanos, entre los que se encuentran dos convenciones sobre Apatridia, la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, y el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y otros tratos o penas crueles inhumanas y degradantes.

El comunicado subraya que este último instrumento garantiza la supervisión nacional e internacional del sistema penitenciario, pues coadyuvará a la prevención de violaciones a los derechos humanos a través de la creación de un mecanismo nacional que emitirá recomendaciones a las autoridades.

Además garantiza la presentación de propuestas de leyes y permitirá examinar "in situ" el cumplimiento de la obligación del trato digno que se le debe dispensar a todas las personas privadas de libertad.

Según el gobierno panameño, se realizan consultas para la adhesión de otros convenios y la expedición de legislaciones que buscan garantizar la protección de grupos vulnerables, como es el caso de las poblaciones indígenas, niñez, adolescencia, privados de la libertad, derechos de la mujer y otros temas.

Además, el Gobierno modificó la legislación penal para sancionar el tráfico de personas y se presentó un proyecto de ley para la tipificación de la trata de personas, indica que el comunicado.

la Cancillería subraya que se han estrechado los lazos con la Oficina Regional del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para capacitar en la materia a los funcionarios de los estamentos de seguridad.

El Gobierno destinará 30 millones de dólares para mejorar el acceso y la calidad de educación en las comarcas indígenas y creará comisiones interinstitucionales para impulsar políticas públicas en beneficio de esas comunidades, agrega.

El Gobierno reitera el inquebrantable respeto del Estado panameño con los postulados universales de la libertad de expresión y de prensa, y su respaldo al ejercicio sin cortapisas del periodismo responsable, columna vertebral de un sistema democrático.

Panamá será sede del próximo período de Sesiones Extraordinarias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.