• Tamaño de Fuente:
  • Disminuir
  • Restaurar
  • Aumentar

La Ley Magnitski: la respuesta tiene que ser dura


El Senado de EEUU planea aprobar este miércoles la versión “dura” de la ley de la “lista Magnitski”. El documento ya adoptado por la Cámara de Representantes establece sanciones contra Rusia exclusivamente, y no contra todos los países que, en opinión de EEUU, cometen violaciones de derechos humanos.

A su vez, Moscú ya calificó la aprobación de esta norma como un gesto descaradamente hostil y provocativo por parte de Washington y advirtió que responderá de manera adecuada.El documento que establece sanciones de visado en relación con el caso Magnitski, anulando al mismo tiempo la enmienda comercial Jackson-Vanik, fue aprobada por la Cámara de Representantes el 16 de noviembre pasado. Pero existe una versión distinta y más suave del mismo proyecto de ley redactada por los propios senadores y en la que proponen sancionar a los “infractores de derechos humanos” en todos los países del mundo. Hasta anoche no se supo con exactitud cuál de las dos versiones votaría el Senado. Se comentaba que la variante más suave haría imposible la abolición de la enmienda Jackson-Vanik hasta fines de este año. Por fin, se optó por la versión dura ya aprobada anteriormente

Así que el documento cancela la enmienda prehistórica, por un lado, más por otro, establece sanciones económicas y de visado contra los funcionarios rusos implicados, en opinión de Occidente, en la muerte de Magnitski. Por cierto, la aparente falta de lógica en semejantes juegos de congresistas estadounidenses no es ninguna novedad. EEUU, obviamente, sigue creyendo que tiene derecho a imponer su voluntad al resto del mundo, acota el analista de la Escuela Superior de Economía, Leonid Poliakov:

El hecho de no haber cancelado hasta el año en curso la enmienda Jackson-Vanik demuestra que los estadounidenses creen que sus leyes y prohibiciones en relación a otros son parte de su derecho sagrado a actuar como la única superpotencia del mundo. En este caso ya no rige la lógica o la racionalidad política, sino el principio de “así lo queremos y así lo haremos”. Es por eso que han abolido la enmienda comercial reemplazándola con nuevas restricciones respecto a Rusia.

La enmienda Jackson-Vanik fue aprobada por el Congreso de EEUU en 1974 restringiendo el comercio con la Unión Soviética. De acuerdo a Washington, la razón fue reprimir a la URSS por falta de la libertad de emigración. El polvoriento papel sigue vigente formalmente en relación a Rusia. Es cierto que hay una moratoria sobre su aplicación que EEUU va renovando todos los años desde 1989. Y ahora incluso se pretende dar una solución definitiva al asunto tras numerosas promesas por parte de la administración estadounidense. Solo que esta solución se está vinculada con la famosa “lista Magnitski”. La segunda parte de la nueva ley tiene que ver con el caso del abogado Sergei Magnitski del fondo de inversiones Hermitage Capital, acusado de evasión de impuestos y muerto en retención preventiva en Moscú, en noviembre de 2009. Su muerte tuvo una amplia repercusión social en Rusia y en Occidente.

La lista Magnitski es un asunto de larga historia. Bruselas ya intentó imponer sanciones contra los funcionarios rusos que figuran en la misma. A su vez, Moscú en reiteradas ocasiones aclaró a los señores de Occidente que la investigación de los casos relativos al fondo Hermitage y la muerte del abogado Magnitski es un problema interno de Rusia. Esta vez como todas, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia manifestó que el proceder de los congresistas estadounidenses incidirá negativamente en el ambiente general de las relaciones bilaterales y no quedará sin respuesta dura por parte de Moscú.

En vista de las ambiciones de EEUU de convertirse en “el legislador del mundo entero”, las decisiones que toma el Congreso de ese país son realmente difíciles de cancelar. O, en el mejor de los casos, pueden ser canceladas unos treinta años más tarde. Es comprensible: el país es enorme, los cambios tardan mucho en ocurrir. A lo mejor, existe alguna posibilidad de acelerar el proceso, pero tiene que ser a través de una respuesta adecuada con medidas duras tan queridas por los estadounidenses.

El Senado de EEUU aplazó la discusión de la ley Magnitski desde las 19.00 a las 23.00, hora de Moscú, informa La Voz de Rusia remitiéndose a las palabras del líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

En la votación, se presentará la variante del proyecto de ley que ya ha sido aprobado por la Cámara baja del Congreso de EEUU, el pasado 16 de noviembre. El proyecto de ley consta de dos partes: la comercial, que incluye los cambios de la enmienda Jackson-Vanik; y la de derechos humanos la cual propone la adopción de sanciones contra los funcionarios rusos que, según los estadounidenses, han violado los derechos humanos.

Se refiere concretamente a los funcionarios públicos que pudieran estar implicados en la muerte en prisión en 2009 del jurista del Hermitage Capital, Serguei Magnitski.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Switch mode views: