Policía de Bolivia arremete contra protesta


(EFE). La Policía boliviana arremetió hoy con gas lacrimógeno contra una manifestación de periodistas y activistas que repudiaban la violencia machista tras el asesinato de una reportera a manos de su esposo, un teniente policial que está prófugo.

Decenas de personas marcharon hasta la plaza Murillo, sede del Palacio de Gobierno y el Parlamento, para exigir justicia por el asesinato de la periodista Hanalí Huaycho, pero se toparon con barricadas policiales que les impidieron el paso.

Los agentes rociaron con gas lacrimógeno a los manifestantes y ambos grupos forcejearon durante varios minutos, hasta que la movilización finalmente logró pasar y protestó a las puertas del Palacio de Gobierno, fuertemente custodiado por más uniformados.

Los manifestantes lanzaron duras consignas contra la Policía y le acusaron de “encubrir” al agente asesino de Huaycho, Jorge Clavijo.

La protesta fue convocada por los trabajadores del canal de noticias PAT donde trabajó Huaycho, que sufrió trece puñaladas delante de su hijo de cinco años y murió cuando era trasladada a un hospital de La Paz, después de que otros centros sanitarios de la vecina ciudad de El Alto no pudieran atenderla por falta de espacio.

A la marcha se unieron la presidenta del Senado, Gabriela Montaño, y de la Cámara de Diputados, Betty Tejada; algunas ministras, concejalas de La Paz y la esposa del vicepresidente Álvaro García Linera, la presentadora de noticias Claudia Fernández.

Montaño afirmó que este hecho “ha dolido a todos” y afirmó que es obligación del Estado y la sociedad tomar acciones para que la violencia machista no quede impune como hasta ahora.

“Lo más importante es que la protesta social, que el dolor que hay en la sociedad se pueda canalizar para modificar la realidad y que no haya ni una mujer muerta más, que no haya más violencia contra las mujeres”, señaló.

El crimen conmovió hoy a un país que registra uno de los índices más altos de violencia contra la mujer en el continente americano, afirmó más temprano García Linera en una rueda de prensa.

Según esa autoridad, en Bolivia en 2012 se cometieron entre 120 y 140 “feminicidios”, pero además cada año se reportan más de cien mil denuncias de agresiones violentas contra las mujeres.

El Parlamento prevé acelerar el debate de un proyecto de ley sobre la protección integral para las mujeres y que, entre otros aspectos, plantea modificar el Código Penal para introducir como delito el “feminicidio”, definido como el asesinato “de una mujer por su condición de mujer” con una sanción de 30 años de cárcel.

La Defensoría del Pueblo expresó en un comunicado su “condena e indignación por el violento asesinato” de Huaycho y exigió “que se investigue, se detenga y se castigue con la mayor severidad al autor de tan horrendo crimen”.

Las organizaciones de los periodistas también han protestado airadamente por el asesinato y reclamaron que se haga justicia.