Sube tensión en Cuba por 13 presos políticos


La Habana. El Gobierno de Cuba y la oposición entraron en una nueva etapa de tensiones al seguir en prisión 13 opositores que rechazan el exilio, tras expirar el plazo prometido por el presidente Raúl Castro a la Iglesia para completar la liberación de 52 presos políticos.

Acusando al Gobierno de “mentiroso”, la disidencia (incluidas las Damas de Blanco –esposas de los presos–) anunció que no se quedará de brazos cruzados, aunque dio otro compás de espera para que el Gobierno libere a los últimos 13 de los 52 presos políticos que el 7 de julio se comprometió a excarcelar en un lapso de cuatro meses, plazo que concluyó el domingo.

“Este engaño, esta mentira nos fortalece más. El Gobierno quedó ante la comunidad internacional, la Iglesia, España, los presos y sus familiares, como un mentiroso”, declaró Bertha Soler, líder de las Damas de Blanco, cuyo esposo Ángel Moya es uno de los que se niega a irse de Cuba.

“Somos mujeres de fe y aunque no cumplió con su término, esperamos que los excarcele en otro momento, no lejano. De no ser así, vamos a continuar luchando en las calles por la liberación no solo de esos 13, sino de todos los presos que son un centenar”, añadió Soler.

La liberación del grupo de 52 opositores aún en prisión de 75 condenados en 2003 es fruto de un inédito diálogo entre Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega. Treinta y nueve fueron excarcelados tras aceptar viajar a España.

El opositor Guillermo Fariñas descartó por ahora un nuevo ayuno tras incumplirse el plazo, a la espera de las gestiones de las Damas de Blanco y la reacción de los presos y la Iglesia.

“Si no los liberan rápido va a haber problemas, porque varias personas van a entrar en huelga de hambre, incluso los presos”, dijo Martha Beatriz Roque, única mujer del grupo de los 75, excarcelada en 2004 por motivos de salud.