Hostigamiento contra defensora de los DDHH

El 19 de septiembre de 2012, el médico director del hospital en el que halla la Sra. Sophia Kropotkina, defensora de los derechos humanos, habría recibido una misiva solicitando información sobre la defensora de parte del Servicio de Seguridad Federal (Federal Security Service – FSB).

La defensora fue hospitalizada el 14 de septiembre cuando se descompuso mientras discutía con funcionarios del Ministerio del Interior que querían trasladarla a Moscú para interrogarla. Sophia Kropotkina es periodista y trabaja fundamentalmente en temas de derechos humanos para el periódico Novaya Gazeta de Ryazan.

De acuerdo con lo declarado por el esposo de la defensora, la misiva enviada por el FSB al médico jefe del hospital que trata actualmente a la Sophia Kropotkina no fue hecha pública y no se conocen los motivos por los cuales el FSB solicita información sobre ella.

El 14 de septiembre de 2012, tres personas vestidas de civil se acercaron a Sophia Kropotkina apenas salió del edificio de departamentos hacia su oficina en Ryazan. Los hombres se identificaron como funcionarios del Ministerio del Interior y le informaron que tenían una citación para llevarla a Moscú para un interrogatorio.

La defensora cuestionó ante los funcionarios la legalidad de la orden que portaban y llamó a un abogado, a lo que le respondieron que sería trasladada a Moscú a la fuerza por la policía local si se negaba a cumplirla.

Durante esta discusión, Sophia Kropotkina comenzó a sentirse enferma y fue necesario llamar a una ambulancia. La defensora fue trasladada al hospital, donde continua bajo tratamiento. Tras la internación, varios de los funcionarios se negaron a dejar el hospital y se quedaron monitoreándola.

Sin embargo, el 15 de septiembre, debido a la presión pública y la participación de un abogado, se retiraron del hospital. Según se ha informado, las acciones de los funcionarios del Ministerio del Interior fueron denunciadas ante la oficina del Procurador Público.

Los/as defensores/as de los derechos humanos locales consideran que la presión ejercida contra Sophia Kropotkina es consecuencia directa de sus actividades profesionales como periodista de derechos humanos, como así también por las actividades de su esposo, periodista y destacado integrante del movimiento de oposición “Otra Rusia”.

Esta acción debe ser actualizada. Antes de actuar en este caso, contacte a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para acceder a más información.