Repercusión internacional del mensaje de Putin al Parlamento


El mensaje del presidente Vladímir Putin a la Asamblea Federal (Parlamento) ha tenido gran repercusión entre los políticos y expertos de Rusia.

Sin embargo, no menor ha sido el interés que este documento estratégico despertó entre los medios de comunicación y analistas en todo el mundo. Y cada uno de ellos centró la atención en lo que le pareció más relevante del discurso de una hora y media del líder ruso. Teniendo en cuenta la gran cantidad de temas abordados en detalles por Putin, no es extraño, ni mucho menos, que no siempre coincidan las opiniones de los expertos extranjeros sobre las tendencias claves de su intervención ante la élite política de Rusia.

Al politólogo español Manel Parra más que nada le interesó el inicio del discurso, donde Vladímir Putin anunció los retos que afrontan Rusia y el mundo. Así lo dijo a La Voz de Rusia:

–Vladímir Putin tiene razón diciendo que el mundo está entrando en una época de grandes cambios. Se trata de la globalización, nuevas tecnologías, la situación de las empresas, el nacimiento de nuevos focos comerciales y económicos en el Oriente, América Latina y otras partes. Todo esto hace que el mundo sea mucho más difícil de gobernar y requiere, precisamente, mucho diálogo y mucho consenso. Siempre hemos apostado por el multilateralismo porque las cosas no deben tomarse desde un punto de vista egocéntrico y particular, como, por ejemplo, fue en el caso la antigua Yugoslavia.

El experto del Instituto Brookings de EEUU, Steven Pipher, no ve nada de extraño en la multilateralidad del mundo actual y el anhelo de integración de diferentes países. Y, según él, lo dicho por Vladímir Putin sobre la necesidad de desarrollar tales procesos en el espacio postsoviético no debe ser acogido como el afán de Moscú de restablecer la Unión Soviética. Pipher dice que Rusia hace inversiones en organizaciones como la OSCE y en la Unión Aduanera, en parte para ampliar su influencia en la región. Pero, señala que el ingreso voluntario de los países en la asociación que sea, es un asunto propio de esos países. El politólogo iraquí Faleh Hamrani subraya que lo dicho por Putin sobre la multilateralidad es muy importante para los países árabes. Según él, las relaciones entre los estados deben basarse en la integración y no en la rivalidad ni en la agresión, y ésta es precisamente la postura de Rusia.

El científico del Consejo de Europa para las Relaciones Exteriores, Brendan Cole, prestó atención a lo dicho por el presidente sobre la necesidad de sacar la economía rusa de los paraísos fiscales, aunque, por ahora no ve los mecanismos para resolver esta tarea:

—Estas palabras son una señal para las personas que aprovechándose de la situación actual de la economía rusa, sacan capitales al exterior. Pero no sé qué podría Putin hacer correctamente en esta situación. La fuga de capitales es un fenómeno típico para el país con economía en desarrollo. Actualmente, la fuga de capitales consiste básicamente en que las compañías abandonan Rusia y se llevan el dinero. Las autoridades intentan detener este proceso, pero no veo como se lo pueda hacer concretamente, como cambiar las leyes correspondientes.

Y el periodista brasileño Mario Russo considera que Vladímir Putin confiere un impulso dinámico al desarrollo económico y político, y sabe qué hacer para que Rusia acelere su desarrollo:

—En el mensaje destacó, sobre todo, que el jefe de Estado hizo hincapié en el desarrollo de las altas tecnologías en Rusia. Putin insta a intensificar este proceso no solo, digamos, en la construcción de maquinaria, sino también en el sector electrónico y en materia de equipos y tecnologías informáticos. Esto –según el presidente, tiene importancia primordial para el desarrollo de la nación. Y no solo las empresas estatales deben empeñarse en este sentido. En buen grado se requieren inversiones privadas y diseños de compañías no estatales.

La analista británica y especialista en países de la ex Unión Soviética, Dara Mcdowell, contempló en el mensaje muchas tesis conocidas, sobre la inadmisibilidad de la injerencia extranjera en los asuntos de los estados soberanos, la necesidad de educar el sentimiento de patriotismo, la lucha contra la corrupción y la fuga de capitales. Las declaraciones sobre los esfuerzos del Estado en el campo de la demografía y su importancia incondicional, también fueron catalogadas por Mcdowell como regreso a situaciones anteriores:

—La demografía y la reducción catastrófica de la población, tras la desintegración de la Unión Soviética, es un fardo pesado que carga la élite hace ya mucho tiempo. Y, a mi juicio, éste fue un interesante momento del discurso, es decir fue conservadurismo en todos los sentidos de la palabra. Todo esto son iniciativas y posturas políticas bien conocidas. Todo esto Putin ya lo dijo. O sea que esto es, por sobre todas las cosas, el retorno a las prioridades anteriores.

La prensa mundial también comenta activamente uno de los principales acontecimientos políticos del año saliente en Rusia. La revista norteamericana The Wall Street Journal escribe que en su mensaje al Parlamento el presidente propuso “pasos limitados” a fin de que el sistema político sea más transparente y asimismo llamó a estimular la actividad cívica y la elevar la responsabilidad de los funcionarios. El francés Le Figaro, centra asimismo la atención en que Vladímir Putin dio a entender que se propone emprender en el país la operación “manos limpias”. Y los periodistas del The New York Times consideran que una de las principales premisas del primer discurso importante tras el retorno de Putin a la presidencia, es el llamamiento a los rusos “a no ir desapareciendo como nación” y guiarse por los valores tradicionales.