Derecho constitucional al agua se frena por ML


El proyecto de Ley que reformaría la Constitución Política para declarar como derecho constitucional el acceso al agua potable en todo el país, está frenado en la Asamblea Legislativa por una serie de mociones, pese a que ha superado parte del engorroso trámite que conlleva aprobar una ley de este tipo.

Las mociones fueron presentadas por la diputada del Movimiento Libertario (ML) Mireya Zamora, pues aunque asegura que comparte el tema de que el acceso al agua es un derecho constitucional, aclara que la ley tal y como está, no obligaría al Estado a generar mecanismos para llevar agua a todo el país.

“¿De qué sirve decir que en Costa Rica el agua es un derecho constitucional si hay poblaciones en donde todavía tienen que ir hasta el río a traer el agua, que no tienen ni un servicio sanitario decente? Esto no se incluye en el proyecto y creo que es indispensable hacer esas aclaraciones”, explicó Zamora.

Sin embargo, el diputado José María Villalta, aseguró que el proyecto tiene consenso y establece los puntos adecuados que se requieren. Sobre el tema de la escasez y los pueblos que aun no tienen acceso, explicó que eso es una lucha que se debe llevar por aparte, pero que el solo hecho de que se declare derecho constitucional ya es un reforzamiento a la lucha.

“La reforma lo que hace es reforzar el derecho de la ciudadanía a tener acceso al agua. La reforma explica que cuando hay distintos usos del agua y cuando hay escasez del recurso se le da prioridad de abastecimiento a los territorios con poco abastecimiento. Otra lucha es pelear para que esos derechos se cumplan, pero con esta enmienda se puede reforzar esta lucha”, añadió Villalta.

De acuerdo con el diputado, el proyecto tiene alrededor de diez mociones interpuestas por Zamora, lo que provoca que la propuesta no avance, pues se conoce una vez a la semana en Plenario y en un periodo de una hora nada más.

“La reforma del agua esta lista para votarse, hay un texto de consenso con el apoyo de 52 diputados, pero esta frenada porque una diputada del ML que sigue impidiendo que se vote, metiendo mociones”, dice Villalta.

El trámite de una reforma constitucional es uno de los proceso más largos de la Asamblea Legislativa. La Constitución establece que el procedimiento para este tipo de reformas empieza con la publicación del proyecto. Después se tiene que leer tres veces en tres sesiones distintas con un plazo de 8 días entre cada una.

Luego de las lecturas, se somete a discusión entre los diputados si se admite o no se admite la reforma. Se vota en el Plenario por admitirla, se envía a una comisión que tiene un plazo de un mes para dictaminar, si la comisión emite un dictamen favorable, el proyecto pasa a Plenario nuevamente y tiene que ser votado en primer debate y segundo debate en una legislatura.

En la legislatura siguiente, la Presidenta de la República, Laura Chinchilla, debe incluirla en su discurso del 1° de mayo y una vez incluida tiene que recibir otros tres debates y tiene que aprobarse en el final por 38 votos.

En este momento, la reforma constitucional del derecho al acceso al agua está en la etapa de votación en primer debate de la primera legislatura, que es donde los diputados pueden meter mociones. Se debe aprobar antes del 30 de abril, para que la Presidenta pueda incluirla en el discurso de este 1° de mayo y se continúe el trámite. De no ser así, la reforma no podría aprobarse en esta administración.