En celdas del OIJ torturan 2 reos

Tomado de: extra.com

En celdas del OIJ torturan 2 reos, Superiores sabían y al parecer omitieron denunciarlos, Alajuela
 
Mediante diferentes técnicas de investigación, los agentes judiciales encargados del caso lograron identificar a cinco custodios de apellidos Rojas de 40 años; Alfaro de 26; Madrigal de 22; Quesada de 29 y Ramírez de 32 como sospechosos del delito de abuso de autoridad, y que en apariencia participaron en dicho altercado.
Dos privados de libertad de apellidos Alfaro y López fueron torturados por agentes de la sección de celdas del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Alajuela, cuando los bajaron de las perreras esposados les dieron golpes y patadas.
 
Mediante diferentes técnicas de investigación, los agentes judiciales encargados del caso lograron identificar a cinco custodios de apellidos Rojas de 40 años; Alfaro de 26; Madrigal de 22; Quesada de 29 y Ramírez de 32 como sospechosos del delito de abuso de autoridad, y que en apariencia participaron en dicho altercado.
 
Tres más: Delgado de 56 años; Ñúñez de 60 y una mujer apellidada Alfaro de 25, los cuales están siendo investigados por incumplimiento de deberes.
 
En el expediente número 14-771-0357 PE se narran los hechos ocurridos el pasado 25 de febrero del 2014, momento en el que los reclusos quienes se encontraban en la cárcel Gerardo Rodríguez, fueron trasladados para participar en un reconocimiento de unas personas sospechosos de un robo.
 
Luego de la diligencia, cuando estaban siendo ingresados a la perrera en horas de la tarde, los reos estando esposados (sin aparente razón) los jalaron a la fuerza y lanzaron al suelo. Esto se da pese a que los ofendidos no conocían a ningún custodio, ya que era la primera vez que los trasladaban.
 
Según los privados, las agresiones se dan a vista y paciencia de un grupo de vigilantes, mismos que no hacen nada por evitar la paliza. Luego los arrastraron hasta las celdas, donde al parecer siguieron dándole puñetazos y patadas. Como si no fuera poco, les jalaban las orejas, nariz, y cabello a aquellos que gritaban para que no siguieran agrediéndolos.
 
Minutos después los llevaron ensangrentados hasta la perrera, allí permanecían otros reclusos que iban a ser llevados al centro penal, pero por el estado en el que los dos estaban no los dejaron ingresar sin antes haberles realizado un chequeo de su estado físico.
 
 
REOS COMO CAIMITOS
 
 
José Joaquín Quesada, director de ese centro penal, confirmó a DIARIO EXTRA que los reos se devolvieron para que fueran revisados por los médicos y emitieran un dictamen sobre las lesiones que presentaban.
 
“Salieron a una práctica judicial y cuando regresaron los compañeros de seguridad y la directora del ámbito de indiciados detectaron que un privado venía con golpes en la nariz y manchado de sangre, y otro privado presentaba síntomas de golpes.
 
Los mismos reclusos, al momento del ingreso al centro penal, indicaron que fueron golpeados, y basado en un protocolo interno se mandaron a atención médica para tener constancia y salvar responsabilidades”, explicó.

Quesada agregó que luego se presentaron las denuncias ante la Fiscalía para que se lleven a cabo las averiguaciones pertinentes.
 
 
DEFENSORA AL RESCATE
 
 
El 26 de febrero, un día después de la presunta golpiza, Alejandra Madrigal, Defensora Pública, se enteró de lo sucedido por medio de la mamá de uno de los privados, por lo que de inmediato solicitó explicaciones en el OIJ e interpuso en conocimiento a la Fiscalía para que iniciara una investigación.
 
“Cuando voy saliendo del edificio, me topó a la mamá de Greivin y me pone en conocimiento de la situación, me dice que la llamaron para indicarle que a su hijo lo llevaron a Medicatura Forense porque lo golpearon en las celdas.
 
Le digo que voy a averiguar qué fue lo que pasó, converso con el jefe de cárceles y me dice que desconoce lo sucedido. Luego me dice que efectivamente se dio una situación en celdas”, asegura.
 
Madrigal agregó que los protocolos de la Defensa Pública están activados siempre en vigilancia de los reclusos.
 
“Hablo con el jefe del OIJ de Alajuela (Calvo) y a partir de ahí conversamos con la fiscal Adjunta, Gabriela Alfaro -que estaba de interina- inicia el estudio tomándole la denuncia a Alfaro”, agregó.
 
Ante tal hecho, y en aras de garantizar una investigación objetiva y transparente, funcionarios de la delegación regional del OIJ de Heredia iniciaron la respectiva averiguación de los hechos.
 
La Fiscalía informó que entre el miércoles y viernes de la semana pasada se citaron a los custodios para que fueran identificados (no se les detuvo), y este martes se les indagó en una audiencia que duró varias horas.