Intentan revivir pena de muerte en Costa Rica


Diputado propone reabrir prisión en Isla San Lucas. Dos ciudadanos llevaron al Congreso proyectos para instaurar la pena de muerte en Costa Rica. Wilberth Ortiz y César Segura acudieron a la Oficina de Iniciativa Popular en 2008, para pedir a los diputados castigos más severos contra los delincuentes. Tan severos, que en vez de ir a una cárcel, paguen con su vida.


¿Debe un Estado provocar la muerte como castigo por un delito? El presidente del Congreso, Víctor Emilio Granados está totalmente en desacuerdo con la propuesta.

Durante años, Costa Rica permitió la pena de muerte, en delitos de homicidio premeditado, alta traición y en piratería. Así lo establecía la Constitución Política en diciembre de 1871.

El presidente Tomás Guardia abolió la pena capital y estableció que la vida humana era inviolable en Costa Rica, en 1882. Fue el tercer país del mundo en acabar con la pena de muerte, en tiempos modernos.

La jefa de fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) cree que un plan para ejecutar a los delincuentes no avanzaría rápidamente en el Congreso. Pero también hay quienes consideran que los delitos se deben pagar con la muerte. Ese es el caso del diputado del Movimiento Libertario (ML), Ernesto Chavarría.

En Estados Unidos, Guatemala y la mayoría de estados del Caribe aún se aplica la pena. En Asia está permitida en Japón e India. En África aún  se usa en Botsuana y Zambia.

El diputado del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Luis Fishman, considera que es terrible tan solo pensar en esa posibilidad, en Costa Rica.

Aparte de apoyar la pena de muerte, el diputado Ernesto Chavarría considera que debe reabrirse la prisión de la isla de San Lucas. Un lugar que por años acumuló historias de crueldad. Chavarría analiza presentar un proyecto de ley y dentro podría incluir la pena de muerte, según confesó.

Fabio Molina, jefe de Fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), dice que Costa Rica sería un estado asesino si eso se permitiera.

Unos se oponen de primera entrada y otros tantos consideran que la pena capital es una alternativa para evitar el hacinamiento en las cárceles del país y para asustar a los delincuentes.

Lo cierto es que la Convención Americana de los Derechos Humanos dice que no se puede restablecer  la pena de muerte en los Estados que ya la hayan abolido. Ese es el caso de Costa Rica.