La desigualdad en Costa Rica es creciente


La desigualdad en Costa Rica es creciente y datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) 2012 muestran que -con el porcentaje de ingreso acumulado ubicados en cada quintil- el 20% de los hogares con menos ingresos concentró el 4,2% del total de ingreso de los hogares, mientras los hogares del quintil V, más de la mitad del ingreso total (50,9%). En el 2011, estas relaciones fueron de 4,3% y 50,2% respectivamente.

Un quintil es la quinta parte de una población estadística ordenada de menor a mayor. El ingreso per cápita del I quintil fue de 50.491 colones mientras que en el último quintil fue de 913.175 colones, la relación entre dichos ingresos evidencia disparidades en la distribución de la riqueza en la sociedad costarricense, pues el ingreso per cápita de los hogares de mayores ingresos, es 18 veces mayor que el per cápita de los hogares de menores ingresos en promedio. 

Según la ENAHO, el ingreso per cápita de los hogares en el 2012 es de 315.084 colones lo que implica una variación nominal de 6,3% respecto al 2011, incremento que supera la inflación interanual.

La composición del ingreso del hogar también tiene distribuciones que las distinguen según zona: las entradas económicas por trabajo son de mayor peso en la zona rural (4,8 puntos porcentuales más que en la urbana), atribuido especialmente a la mayor importancia del trabajo autónomo, aunque el ingreso por trabajo asalariado en la zona rural supera en un punto porcentual el peso de esta fuente en la urbana; los subsidios estatales y becas también tienen mayor peso relativo en la rural, no obstante este valor es de 2,4%. En la zona urbana, por su parte, las rentas de propiedad y otras transferencias, son de mayor representación.

La encuesta determinó que si bien el ingreso por trabajo en los hogares rurales es de mayor importancia que en los urbanos, los ingresos promedios son inferiores, tanto para los que provienen de ingreso asalariado, como por trabajo autónomo. También la zona rural muestra una ganancia promedio por debajo del urbano en rentas de la propiedad y otras transferencias, aunque el promedio de subsidios estatales y becas es mayor que en la zona urbana.

Por otra parte, el ingreso promedio de los hogares de la zona urbana fue de 1.088 millones de colones en el 2012, esto es 7,2% mayor que el ingreso promedio de la rural 632.928 colones. En términos de ingreso per cápita la brecha es mayor, pues la relación crece al 82% (378.502 colones en la urbana y 207.667 en la rural).

La concentración del ingreso dentro de las zonas medido con el coeficiente de Gini, es de mayor magnitud en la zona urbana (0,0502) que en la rural (0,493), donde puede considerarse que prácticamente no hubo variaciones respecto al 2011, cuando los indicadores tuvieron un valor de 0,501 y 0,490 respectivamente.