• Tamaño de Fuente:
  • Disminuir
  • Restaurar
  • Aumentar

Político chino cuestionado


¿Quién es Jia Qinglin y por qué trajo al país un proyecto de cooperación no reembolsable de $4.8 millones? ¿Qué pide a cambio? Qinglin no es un funcionario cualquiera del gobierno de la República Popular China. Qinglin, quien vino a Costa Rica a “regalar” (según palabras del Canciller Enrique Castillo) $4.8 millones, es uno de los más altos y más influyentes miembros del Partido Comunista.

Fue gobernador de Fujian y alcalde de Pekín y es, desde marzo del 2003, miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, uno de los organismos políticos más importantes del país… Pero también ha sido objeto, junto con su esposa, de cuestionamientos y dudas y ha sido investigado por supuestos actos de corrupción. Algo que, según el Ministro de Comunicación, Francisco Chacón, no debe encender luces de alarma en nuestro país.

Desde finales de la década de los ’90, diversos medios de comunicación internacionales como The New York Times y varios sitios web mundiales señalaron que una empresa de la mujer de Qinglin, habría estado involucrada en un contrabando de más de 10 mil millones de dólares. De hecho, este es uno de los más grandes casos de corrupción en la historia del Partido Comunista y de acuerdo con las publicaciones, la cercanía de la familia de Qinglin con el ex-presidente Jiang Zemin le permitió evitar ser purgado y le benefició para que pudiera continuar su carrera política hasta ser electo miembro del Comité Permanente del Politburó en 2002. Zeming, dice los medios, apoyó a Qinglin para protegerlo y protegerse a sí mismo. Así lo indican, por ejemplo, la BBC de Londres, El País de España y el New York Times. De igual forma lo indica el Centro de Estudios Internacionales de Francia (IFRI), en un reporte de 2007.

El contrabando por el cual se cuestionó a la mujer de Qinglin tuvo lugar en Xiamen e involucró equipos de telecomunicaciones, petróleo crudo, caucho, automóviles y cigarrillos a lo largo de cinco años. Aunque se dice que las autoridades prohibieron toda noticia sobre el escándalo en la prensa oficial, los sitios de internet en lengua china publicaron artículos basados en informes filtrados.

Qinglin fue durante 10 años vicegobernador y gobernador de la provincia de Fujian, con sede en Xiamen. Su esposa, fue directora de la Corporación de Comercio Exterior de Fujian durante varios años, antes que el líder comunista fuera transferido a la capital en 1997.

Jia Qinglin, jefe del Partido Comunista en Beijing y miembro del Politburo de 25 miembros que gobierna China, estuvo por varios meses en peligro de ser parte de los cientos de funcionarios del puerto de Xiamen que fueron investigados y culpados por el escándalo. 

Según el diario El País de España, y los cables de Wikileaks, el Partido Comunista Chino, del cual es alto representante el señor Qinglin, es “una gran empresa donde sus directivos compiten por defender sus intereses personales y en la que la última palabra la tiene aquel que posee más acciones (…) señala con nombres y apellidos quiénes son los altos ejecutivos del poder chino y qué intereses personales concretos defienden: el antiguo primer ministro Li Peng y su familia controlan el sector eléctrico; el zar de la seguridad y miembro del Comité Permanente del Politburó, Zhou Yongkang, y sus socios dominan el petrolero; la familia de Chen Yun, un antiguo líder comunista de la época de Mao, el sector bancario; Jia Quinglin, presidente de la Conferencia Consultiva Política del Parlamento, controla el sector inmobiliario en Pekín; el yerno de Hu Jintao dirige la página web sina.com, una de las más importantes, y la esposa del primer ministro, Wen Jiabao, el de las piedras preciosas. La fuente añade que el liderazgo chino se ha repartido “el pastel económico” del país y que no hay nada que se parezca a un “ala reformista”.”

Pero la historia de Qinglin no termina ahí. Según reportes de The New Yorker, el más reciente escándalo del Partido Comunista involucraría a un nieto (no reconocido) del político, quien falleció en marzo pasado tras un turbio accidente de tránsito. El joven, al volante de un costosísimo Ferrari, iba en el vehículo con dos jovencitas. El fallecido, las dos mujeres, el vehículo y hasta la palabra Ferrari desaparecieron; tras el accidente no quedó rastro de nada ni siquiera de la palabra Ferrari que fue eliminada de las redes. Según el medio, el Partido Comunista no estaba para más escándalos, menos después de la salida de Bo Xilai, quien pese a ser visto como el “ungido” fue desprovisto de su posición política y su rango de estrella ascendente, luego que uno de sus cercanos colaboradores revelara que la esposa de Bo había asesinado a un empresario británico.

Ante los cuestionamientos acerca de los motivos de la visita de Qinglin a Costa Rica y su generoso obsequio, las autoridades aseguran que es un gesto de amistad del Gobierno de China. El canciller Enrique Castillo aseguró que:- “Él no ha sido cuestionado, no tenemos conocimiento de eso hay otra persona (el primer ministro) que ha sido cuestionada junto a su esposa e incluso ha sido apartado del Gobierno de China pero este señor no”. El Ministro de Comunicación, Francisco Chacón, aseguró que: “Me parece que en el mundo actual todos estamos sujetos a estar cuestionados, me parece que es parte de la rendición de cuentas a la que estamos sujetos. No conozco el caso concreto de ese señor o si es culpable o no, pero el hecho de ser cuestionado per se no me parece que deba ser parte del problema (…) No es la primera vez que negociamos con un país que tenga gente cuestionada. Eso significaría que no podríamos haber tenido relaciones con Estado Unidos cuando Clinton y Bush fueron presidentes o con Italia por Berlusconi (…) No considero que Costa Rica se vea afectada por negociar y recibir a un político que esté siendo cuestionado en su país”.

Costa Rica mantiene relaciones diplomáticas y comerciales con China desde 2007, cuando Oscar Arias rompió relaciones con Taiwán y las estableció con la República Popular. Recientemente la Presidenta Laura Chinchilla viajó a China donde negoció varios proyectos, entre ellos una nueva refinería de petróleo, con un costo superior a los $1500 millones y que se hará sin que medie un proceso de licitación.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Switch mode views: