• Tamaño de Fuente:
  • Disminuir
  • Restaurar
  • Aumentar

Presidenta limita consultas de la prensa


El Gobierno anunció una inversión de más de mil millones de colones para comunicación -particularmente en redes sociales-, pero cuando la Presidenta Laura Chinchilla atiende a los medios limita la cantidad de preguntas y los temas, y solo responde aquellos asuntos de los cuales ella quiere hablar. Eso hace que la comunicación se desarrolle en una sola vía: la que al gobierno le conviene.

Cuando las consultas son sobre temas sensibles y de interés nacional, que han generado algún tipo de polémica, Chinchilla ignora las preguntas y se limita a decir que no responderá o que no tiene conocimiento del asunto.

El malestar sobre el tipo de comunicación y política que maneja el actual Gobierno, se ve reflejado en varios sectores de la sociedad que se han manifestado en las calles para exigir un cambio. El descontento es evidente también en los resultados de estudios de realidad nacional como el Informe del Estado de la Nación y encuestas, entre otros.

En las últimas semanas la no reelección del magistrado Fernando Cruz provocó que algunos diputados y miembros del Poder Judicial acusaran al Gobierno y al Poder Legislativo de intromisión de poderes y eso desencadenó en una serie de manifestaciones públicas en contra del Ejecutivo. Un recurso de amparo acogido por la Sala Constitucional devolvió a Cruz a su puesto, quien regresó no sin antes asegurar que tiene temor ante lo que calificó como un posible primer paso hacia una “democradura, o la dictadura de la democracia”.

Para Rodolfo Ulloa, del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Frente Amplio, la política del Gobierno es una “tiranía en democracia”. Esta tendencia, según Ulloa, se refleja en la promulgación de la “Ley Mordaza” que atenta contra el derecho a la información y la libertad de expresión; y otras acciones como los vetos presidenciales de la Ley que permitía el libre fotocopiado; la represión policial contra manifestaciones pacíficas de la población en las calles para rescatar la seguridad social y la destitución del Magistrado Cruz, presentada como una “lección al Poder Judicial”.

“Quieren “gobernabilidad” pero para acentuar el proceso de privatización de servicios (…) para seguir favoreciendo a las transnacionales y a las que depredan los recursos naturales. Quieren “gobernabilidad” para poder seguir haciendo negocios con las concesiones de obra pública, fuente de la mayor de las corrupciones conocidas”, afirma Ulloa.

Para el politólogo del Estado de la Nación, Steffan Gómez, lo que está ocurriendo se ha presentado antes, cuando se han visto picos de movilización sociales fuertes, la diferencia es que en este periodo se está haciendo sin que exista un solo tema en común (como fue el Combo del ICE o el TLC con Estados Unidos). De acuerdo con Gómez, esto evidencia que el costarricense le ha perdido el miedo a la movilización social y se está tirando a la calle a pedir más.

“La gente le está pidiendo a las instituciones públicas una respuesta sobre sus problemas y demandas. Son muchos actores con temas muy difusos, lo que significa que desde el punto de vista de la administración del Gobierno son muchas personas pidiendo cosas diferentes (…) desde ese contexto es entendible y saludable una buena estrategia de parte del Gobierno, pero lo más importante más allá de una buena estrategia de comunicación es que las instituciones den una verdadera repuesta a esas demandas”, expresó Gómez.

El diputado José María Villalta, fue enfático al decir que el estilo del Gobierno no es de una verdadera comunicación porque ésta debe ser en dos vías. “Se le debe permitir al ciudadano opinar sobre lo que el Gobierno hace porque si no, es un panfleto. Lo que tiene que cambiar son sus política y sus prioridades (…) el problema es la orientación del Gobierno que busca privilegiar a un grupo muy pequeño y no a las grades mayorías”.

Otro que opinó sobre la situación que está viviendo el país y la forma en la que se percibe al Gobierno fue el ex presidente José María Figueres, quien afirmó que una cosa es sentirse molesto como gobernante por la opinión pública y otra es querer limitar la libertad de expresión, algo con lo que él no está de acuerdo.

Periodistas opinan sobre la “comunicación” del Gobierno

Periodistas de diferentes medios de comunicación del país se manifestaron “incómodos” con las restricciones que maneja el Ministerio de Comunicación y Prensa de Casa Presidencial. Los periodistas del gobierno no solo preguntan los temas sobre los cuáles la prensa piensa cuestionar sino rechazan ad portas algunas consultas y limitan la cantidad de preguntas que se pueden hacer.

“Esto es como normal de este Gobierno (…) pero no me parece normal como trato a la prensa. El periodista debería decidir qué quiere preguntar y que no”, dijo el periodista de ameliarueda.com, Pablo Mora.

“Yo creo que la gente no debería decirle a uno qué preguntar. El político tiene derecho a decidir si contesta o no”, comentó la periodista de La Nación, Vanessa Loaiza. 

“Además, el político debería estar preparado para contestarlo todo”, indicó la periodista de NC11, Kristine Hidalgo.

“Deberían dejarnos preguntar lo que tenemos que preguntar”, resaltó la periodista de Radio Reloj, Hazel Cerdas.

Se le consultó al jefe de prensa de Casa Presidencial las razones por las cuales limitan los temas y las preguntas, y este respondió que era mejor que al respecto se refiriera el Ministro de Comunicación, Francisco Chacón. Pese a que se le llamó en varias ocasiones y se le dejaron varios mensajes en su oficina y con su periodista, Chacón no respondió. ¿Podrán Facebook y Twitter responder a estas consultas?


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Switch mode views: