Acción de Revisión: Inocente en Chile

Tomado de: Proyecto Inocentes Chile
Han sido largos días para Julio Robles y su familia, 459 días exactamente a los que fue sometido tras recibir una condena de cinco años, padeciendo la realidad carcelaria por un delito que no cometió. El caso se inicia luego que la foto de Julio Robles -quien nunca había tenido contacto alguno con el sistema de justicia penal- es incorporada en un set fotográfico utilizado por la policía para que la víctima identificara a su atacante, oportunidad en que ésta sindica a Julio Robles como quien el día 04 de junio de 2012 habría asaltado un negocio ubicado en la población Juan Pablo II, en Copiapó.

Tres días después Julio Robles es detenido, imputado y encarcelado preventivamente producto de este reconocimiento, pero a poco andar es la propia víctima quien admite haberse equivocado luego que viera al verdadero autor circulando en supermercado de la zona. De nada sirvió esta retractación y tampoco la conducta intachable de Julio Robles quien se desempeñaba desde hacía más de nueve años en una empresa minera de Copiapó como operador de equipo de perforación de la mina.

En esta primera etapa del caso el minero Julio Robles fue condenado por un tribunal oral a la pena de cinco años, fue así como su abogado particular intentó anular el juicio sin éxito. Tras esto la Defensoría Penal Pública asume su representación y busca demostrar su inocencia interponiendo un recurso de revisión. Hoy martes 14 de enero la Corte Suprema de Justicia luego tomó la decisión de reparar este error judicial dictando sentencia absolutoria y devolviéndole la libertad inmediata a Julio Robles.

En todo este proceso resultó admirable la actitud de Julio y de toda su familia, su madre y sus hermanos tuvieron una paciencia probada en el tiempo para soportar las consecuencias de lo que siempre supieron era un error. Iniciaron campañas para hacer pública la situación de Julio y buscaron apoyo de la comunidad mostrando el caso a través de los medios de comunicación y elaborando poleras con el rostro de este inocente que pese a todo nunca perdió la esperanza de recobrar su libertad.

Hoy a las 11:30 horas su hermana Cecilia Robles tras llegar de la ciudad de Copiapó abordaba un bus del transantiago rumbo a la Corte Suprema de Justicia para conocer directamente la decisión de los jueces supremos. Julio estaba muy ansioso según comentó Cecilia, "La espera ha sido larga, pero seguimos esperanzados". Su abogado Renato González, abogado de la Unidad de Estudios de la Defensoría Penal Pública regional, lo acompañaba en la cárcel de Copiapó para ser él quien directamente le comunicara la decisión de la Corte Suprema siendo en este caso portador de buenas noticias. En tanto la empresa minera en la que Julio Robles se desempeñaba, siempre creyó en su inocencia y en el tiempo han sostenido el ofrecimiento de reincorporarlo a sus funciones laborales una vez que éste recuperara su libertad".

Los ministros de la Corte Suprema resolvieron que Julio Robles debía recuperar su libertad argumentando que:
“Este tribunal ha llegado a la convicción de que Julio César Robles Vergara no es responsable de los cargos formulados en su contra, en calidad de autor del delito de robo con violencia (…) y se procederá, en consecuencia, a anular dicho fallo y extender el correspondiente de remplazo (…) Comuníquese lo resuelto, por la vía más rápida, al tribunal de primera instancia, con el objeto que dé orden inmediata de libertad respecto del mencionado Robles Vergara”, señala el fallo de mayoría.

El voto contrario fue el del abogado integrante Luis Bates, para quien los hechos esgrimidos en el recurso de la Defensoría “no satisfacen las exigencias previstas en la causal de revisión invocada”, en cuanto a que el hecho nuevo esgrimido para acreditar la inocencia del imputado (la nueva versión de Hugo Henríquez, una de las víctimas del robo) “carece de mérito para desvirtuar la evidencia incriminatoria”.