Brian Banks, Inocente en California

En el año 2002, Brian Banks tenía tan solo 17 años de edad cuando se convertía en una estrella de fútbol americano. Muchos estaban seguros que su destino lo llevaría a jugar en las ligas profesionales. Su estado físico y su gran rapidez a pesar de su altura y peso, lograron que recibiera varias ofertas de becas completas de las mejores universidades pertenecientes a la Asociación Nacional Atlética Colegial [NCAA por sus siglas en inglés] incluyendo la University of Southern California. Trágicamente, Brian jamás realizaría su sueño de ir a la universidad y jugar fútbol universitario. Una amiga —Wanetta Gibson— destrozó ese sueño cuando acusó a Brian de violación y secuestro justo después de un encuentro sexual voluntario.

Era la palabra de Brian contra la de Wanetta. Brian se enfrentaba con la peor decisión de su vida —defenderse y luchar contra los cargos y arriesgarse a pasar el resto de su vida en prisión, o no oponerse ni aceptar la acusación (nolo contendere) del delito de violación que resultaría en entregar su libertad a cambio de algunos años en prisión. La idea de que Wanetta cambiara su historia y decir la verdad era una posibilidad remota, y el caso se complicaba más debido a que ella negociaba con el distrito escolar un acuerdo para no ejecutar una demanda civil en contra del distrito. Wanetta alegaba que la seguridad deficiente de la escuela suministraba un ambiente poco seguro y conllevó a que fuera 'violada'. Había demandado al distrito por varios millones de dólares.

Aunque un largo período de libertad condicional y su registro como depredador sexual significaría la destrucción de su anhelo de asistir a la universidad y jugar fútbol, Brian eligió —aconsejado por su abogado— el menor de dos males al no aceptar la acusación ni oponerse a la misma. Sirvió su tiempo en prisión, obtuvo su liberdad condicionada y fue registrado como ofensor sexual.

Recientemente, Wantta se puso en contacto con Brian y se retractó de sus declaraciones que en su momento hizo a la policía y ante el tribunal. Aceptó que había fabricado toda la historia, que jamás había sido violada o secuestrada. No solo Wanetta causó un daño irreparable a Brian al manchar su reputación, negarle la oportunidad de hacer una carrera como un jugador de fútbol, pero sobre todo, al enviarlo a la cárcel siendo totalmente inocente, sino también, con sus mentiras estafó al Condado de Los Angeles robándoles 1.5 millones de dólares.