• Tamaño de Fuente:
  • Disminuir
  • Restaurar
  • Aumentar

Día Mundial de los Derechos Humanos 2013

La Promoción y Protección de los Derechos Humanos ha sido una de las mayores preocupaciones para las Naciones Unidas desde el año 1945, fecha en la cual varios países acordaron impedir que los horrores de la Segunda Guerra Mundial se reproduzcan.
Tres años después, con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Asamblea General ratificó que el respeto a estos derechos y a la dignidad de la persona humana "son los fundamentos para la libertad, justicia y paz en el mundo".
Hoy 10 de diciembre, Día Mundial de las Celebraciones de Derechos Humanos, pasó desapercibido para los costarricenses; en ningún medio de comunicación se hizo referencia a esta celebración. Nosotros como defensores con objetivos definidos estamos perplejos ante esta realidad tan dolorosa; si esto sucede en Costa Rica, entonces sostenemos la tesis: LOS PAISES A NIVEL GLOBAL, INCLUIDO EL NUESTRO, HAN ABANDONADO EL VERDADERO CAMINO DE LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS Y FUNDAMENTALES DEL SER HUMANO Y CREEMOS QUE A PESAR DE LAS CELEBRACIONES A LOS 65 AÑOS DE SU CREACIÓN, CREEMOS FIRMEMENTE QUE EL CUMPLIMIENTO DE SUS VERDADEROS FINES ESTÁ A AÑOS LUZ DE ÉSTE SIGLO.
La Fundación para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, ( FUNDEPRODE ) celebra el 65 º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un proyecto en el que contribuyó ampliamente de manera muy notoria e importante fue la ley propuesta por el diputado Oscar Alfaro; LEY 8998 DEL 26 DE Setiembre 2011, que establece las celebraciones de la SEMANA NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS EN COSTA RICA, a partir de esta fecha se establece por ley que dicha celebración se llevará a cabo la SEGUNDA SEMANA DEL MES DE DICIEMBRE DE CADA AÑO.

En 1950, la Asamblea General invitó a todos los Estados miembros y a las organizaciones interesadas a que cada 10 de diciembre se celebre el Día de los Derechos Humanos. En ese día se conmemora el aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Con el transcurso del tiempo, se desarrolló un conjunto de instrumentos y mecanismos para asegurar la primacía de los derechos protegidos por la Declaración y para hacer frente a las violaciones de estos dondequiera que ocurran.
Los antecedentes históricos de la promulgación de esta fecha internacional señalan que las sociedades no sólo incluían en sus legislaciones la temática como tal, sino que asumían como una necesidad evitar que los derechos humanos se transgredieran.
Sin embargo, en muchos países como el nuestro todavía persiste un enfoque equivocado al momento de entender el ejercicio de los derechos humanos, en especial de grupos vulnerados como la infancia en riesgo social. Todavía, a nivel práctico, no hemos logrado establecer las diferencias entre caridad o beneficencia, y el enfoque de derechos.
Un enfoque de derechos para el desarrollo se define contrastándolo con uno que se basa en necesidades. Ambos se fundamentan en el deseo de colaborar con la supervivencia de las personas y el desarrollo pleno de su potencial. Los dos buscan identificar un rango de asistencia y acción, necesarios para lograr su objetivo. El punto en el que se diferencian es en sus fundamentos y en las implicaciones que dichos supuestos generan en la elaboración de una programación.
Al respecto, un enfoque de derechos supone asumir que todos tenemos la responsabilidad pública, política, moral y legal de asegurar las condiciones de grupos socialmente marginados, excluidos y estigmatizados. En el caso de los niños, niñas y adolescentes asumirlos como sujetos de derechos y no objetos de necesidades supondría un gran avance para toda una sociedad con una visión de desarrollo humano sostenible.
Esta visión compartida permitiría entender que muchos de los atropellos que indirectamente permitimos contra cientos de niños y niñas en las calles, en orfanatos, en albergues transitorios, separados de sus familias, explotadas, maltratadas e invisibilizados no deberían bajo ningún argumento seguir aumentando las estadísticas de pobreza.
A pesar de que en nuestro país se estableció la SEMANA NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS y se han ratificado instrumentos internacionales en la materia;  el país cierra el año 2013 con deuda en varias áreas en materia de Derechos Humanos, verbigracia,  maltrato a adultos mayores y una niñez en crisis y maltratada. Las cifras hablan por sí solas, un aumento abrumador en la pobreza para cientos de familias de zonas marginadas costeras y precarias, además la SITUACION ACTUAL SOBRE EL HACINAMIENTO CARCELARIO Y VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS EN LAS CARCELES, TRATOS CRUELES Y DEGRADANTES. son solo unos cuantos ejemplos de la realidad social que aqueja nuestro país y la indiferencia de la mayoría de la población hacia estos hechos.
No es posible hablar de derechos humanos cuando asumimos que un juguete en Navidad o un chocolate por el Día del Niño van a solucionar la realidad que a miles les ha tocado vivir. Y es que no sólo vulneramos con nuestra indiferencia los derechos como seres humanos de los niños, discapacitados, privado de libertades, mujeres agredidas y pobres, sino que los arrastramos a un abismo desolado donde lo que impera es la soledad y la exclusión social. En definitiva podemos decir que NO hay futuro ni desarrollo sin los derechos humanos y su situación es un espejo del futuro que tendremos. No hay sociedad que se precie de avanzada si seguimos permitiendo su atropello.




Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Switch mode views: