• Tamaño de Fuente:
  • Disminuir
  • Restaurar
  • Aumentar

Yo pude robar, pero nunca llené mis manos con la sangre de Parmenio


“Yo pude robar, pero nunca llené mis manos con la sangre de Parmenio”

“Siempre dije soy inocente, soy el chivo expiatorio de Dall'Anese y Guiselle Rivera”

Vistiendo una camiseta blanca y un jeans negro, se sentó en una silla esposado de pies y manos para contarnos por qué se sometió a la prueba del detector de mentiras.

“El Indio” espera que con la prueba del polígrafo los magistrados resuelvan a su favor.En una sala de conferencias de la Dirección del Centro Penitenciario La Reforma nos recibió Luis Alberto Aguirre Jaime, alias “El Indio”, tranquilo, respetuoso y mesurado. Vistiendo una camiseta blanca y un jeans negro, se sentó en una silla esposado de pies y manos para contarnos por qué se sometió a la prueba del detector de mentiras.

 ¿Cómo han sido estos 12 años en prisión?

- He estado con mucha paz, mucha fe, porque cuando fui detenido en La Rita de Guápiles se hizo un escándalo discriminatorio, me catalogaron como un monstruo. Yo puedo engañar a cualquier ser humano, a mi madre, a mis hijos, pero no a Dios y ante los ojos de Él soy inocente. Alejandro Sanz dijo una vez en una entrevista: “Son millones de seres humanos los que me alaban por mi música y son millones los que hablan mal”. Así pasó conmigo, todo esto empezó por una broma de mal gusto.

¿Por qué broma de mal gusto?

- Siempre en el mundo de la delincuencia hay personas a las que les gusta fantasear, creen que cometieron hechos y nunca lo hicieron. Dos compañeros de San José llegaron a un bar en La Rita de Pococí, me abrazaron y palmearon diciéndome: “Nosotros matamos a Parmenio Medina”. Yo era reconocido en la zona y la gente se me quedó viendo, diciendo “'El Indio' participó en la muerte de Parmenio”. Desde entonces me quedó ese karma, sin hacer nada. Es más, cuando me agarran en el Zurquí cambiando la llanta de un carro y me llevaron a reconocimiento estaba Gerald García Zúñiga, alguien a quien no conocía, y dijo que él me vio manejando el carro. ¿Cómo si no sabía manejar? Solicité me hicieran la prueba de manejo y nunca me la hicieron, entonces usaron el testimonio de esta persona para inculparme. Otra fue una llamada telefónica que hice del ámbito F de Máxima Seguridad e intervinieron el teléfono a las 2 p.m., cuando me tocaba teléfono yo llamé a una hija del amigo que me mataron y le dije: “Yara, a mí me va a mandar una plata un señor que es empresario, finquero de allá adentro, de Cuatro Esquinas, este señor siempre me ayuda”. Eso bastó para que me ligaran con este señor Omar Chaves. Con tanto testigo que hubo solo usaron estas dos pruebas en mi contra, pese a que el 7 de julio del 2001, cuando mataron a Parmenio, yo venía saliendo de una finca que le decían La Pavona con ese amigo que me mataron (Dionisio Murillo) y llegamos a Cariari de Pococí a la casa de la ex. Llegamos al barrio Las Orquídeas entre las 3 y 4 p.m. en moto, yo me quedé afuera de la casa para no embarrialar, una de las hijas del finado lo llama y le dice: “Papi, papi, venga vea, acaban de matar a un periodista”. Todo esto hablaba de mi inocencia en el caso porque ¿cómo voy a matar a alguien si estaba en otro lugar?

¿La sentencia sobre usted se da porque era el gatillero?

- Ya le dije que no estuve ni en hora, ni en lugar, usaron testimonios falsos para incriminarme. No sabía manejar, es más, a la hora de la sentencia imagínese que aparezco como el ejecutor, como chofer, como cobrador, yo mismo me contraté. Yo recibí esa sentencia y siempre le he pedido a Dios calma, paz; siempre he tenido en mi corazón, en mi mente que entre cielo y tierra no hay nada oculto, pueden pasar 20 años que esto se llegará a saber. A mí me han contado que este señor (Parmenio) era muy querido, nunca lo conocí, nunca lo traté. Yo puedo decir que a mí nunca me han pagado ¢1.000 para manchar mis manos, he sido delincuente y nunca he matado a un ser humano.

¿Cómo se entera de la Fundación para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (Fundeprode)?

- Yo sé de ellos por medio de un compañero, yo supe hace como un año y medio que ellos ayudaban a los privados de libertad, entonces contacté a este señor, don Hermes, quien me planteó lo del proyecto Inocencia, me habló de lo del uso del polígrafo y que en Estados Unidos se usa en casos de asesinatos, homicidios, atentados. En reportajes del FBI vi que había probabilidades muy altas de inocencia, un 99% incluso, ahí vino un abogado y me ayudó con el proceso de revisión.

¿En Fundeprode le creyeron que usted era inocente?

- Yo les dije a ellos: “Voy a ser sincero con ustedes, si yo hubiera sido responsable de ese homicidio, yo no me someto a jugar con algo que me puede hundir más”. Es más, un día me estaba diciendo un muchacho: “¿'Indio', cómo hace usted para burlar eso?”. Le contesté: “Explicame que no te entiendo”. Él me dijo: “Si yo solicitara eso y estoy por un homicidio, ¿cómo hago para burlar eso, que no se den cuenta?”. Le respondí: “Te voy a ser muy sincero, si vos cometiste un homicidio te estás engañando vos y si esa máquina no falla, te va a delatar porque tu mente y tu conciencia te van a delatar, va a comenzar a palpitar, a brincar y te vas a caer”.

¿Qué le dijo el psicólogo forense? 

- Me dijo: “Sabe una cosa, usted es una persona muy serena. Yo he tratado diferentes casos y casos muy complicados, pero esperemos que todo salga bien”. Él me hizo una entrevista previa y me explicó todo lo que me iba a hacer. Le dije que yo estaba seguro de lo que estaba haciendo, que me sometía a la prueba porque yo sabía que era inocente, siempre supe que lo que hicieron ese señor (Francisco) Dall'Anese y esa señora (Guiselle Rivera) era injusto.

¿Le incomoda saber que lo inculparon injustamente?

- No es porque se alargue más la estancia sino porque estamos conscientes de que si yo no cometí un delito por 30 años, ¿por qué debo estar renegando conmigo mismo porque estoy sentenciado? Sí estamos claros que no andaba cometiendo un delito, por eso tiene que haber una justicia, si no imagínese cómo andaría el planeta.

¿Qué pensó cuando el psicólogo le dijo que tenía un 95% de inocencia?

- Cuando me dieron el resultado que era un 95% yo sabía que así iba a ser porque nadie sabe más que uno de algo que uno no cometió. Yo le voy a decir que he llorado, me he levantado, le he pedido a Dios, les he dicho a mi madre, a mis hijos de mi inocencia y ellos me preguntan: “¿Por qué lo involucran tanto?”.

¿Qué sigue ahora? ¿Qué va a hacer?

- Ahora que esto se va a llegar a saber en el mundo entero tengo la certeza de que me van a absolver de toda pena y responsabilidad por el gran montón de errores de esos investigadores del Ministerio Público que se decían profesionales. Ahora esperaré a que se resuelva el recurso de revisión que ya se presentó a la Sala III y que está en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

¿Qué le diría a la familia de Parmenio Medina?

- Me gustaría pedirle disculpas o perdón tanto al hijo de don Parmenio, don Rodolfo Medina, como a las hijas, la esposa, porque yo utilicé una declaración que nunca me dieron chance de explicar sobre el hecho que había matado a Parmenio Medina. Nunca me dieron acceso a especificar por qué yo dije eso, yo tenía una sentencia y estaba haciendo una estafa. Tal vez en la ignorancia de uno y en la madurez que tengo ahora todas esas cosas me duelen y me arrepiento de ellas. Algún día, lo he dicho así y lo haré, algún día veo la libertad, llegaré a buscar a estas personas por el dolor que sufrieron, por la muerte de su padre y les diré que a mí nunca me pagaron ¢1.000 o que haya participado de jalar un gatillo para matar a este señor.

¿Es usted el chivo expiatorio del Ministerio Público?

- Lo afirmo y lo digo, yo veo que se fijaron en mi persona por una fama, por el respeto que mucha delincuencia me tenía, y veo que me agarraron como un objetivo, el chivo expiatorio, pero lo más asqueroso que yo llegué a ver en eso es que utilizaron promesas, anularon sentencia, negociaron libertades de privados de libertad, porque solo personas que estaban presas había como 20 testigos. Alex, yo no conozco ese lugar donde mataron a Parmenio, pero dicen que una ambulancia no dilata 25 minutos, y dice el expediente que la ambulancia llegó después de media hora y que pocos minutos antes había estado un carro del gobierno, del Estado, y ese carro lo encontraron en un taller. Pero hasta ahí, luego desvían la investigación y se tiran a otro costado.

¿Está consciente de que según la prueba al no existir gatillero se cae el caso?

- Yo les pido a los medios de comunicación ahora que entrevisten a Guiselle Rivera, a Dall'Anese y que les hicieran esta pregunta: ¿Por qué incriminar a una persona de algo que no cometió? Ellos lo sabían claramente. Yo tengo la fe en Dios que este caso se va a caer y aquí se va a venir un problema bastante serio porque usted sabe la discriminación, los daños y perjuicios que me hicieron a mí, a mis seres queridos, a mi madre, mis hijos.

¿Demandaría al Estado? 

- Lo planearía con un respaldo. Todo llega a su debido tiempo y todo se llega a despejar, pero aquí vienen dos personas a las que les cabe una demanda, tanto a este fiscal general Francisco Dall'Anese como a esta fiscal Guiselle Rivera. Yo solo voy a decir algo que los hijos de Parmenio han dicho: “Los que mataron a Parmenio nunca han puesto un pie en la cárcel”.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Switch mode views: